Erri De Luca, escritor “Construir una vida es más difícil que contarla”

Erri De Luca, escritor “Construir una vida es más difícil que contarla”

La cocina de Erri De Luca (Nápoles, 72 años) es un museo de etiquetas de vino que ha tomado en la mesa donde escribe y comparte tertulia con amigos. También de imanes de los lugares a los que ha viajado pegados en la nevera y un lugar donde almacena todo tipo de artefactos para cortar leña y mantener en pie la casa de campo en la que recibe al periodista con la cafetera sobre la llama de unos viejos fogones. Giorgia Meloni ha ganado las elecciones y la guerra en Ucrania, a la que él ha viajado ya seis veces con material humanitario turnándose al volante de una furgoneta con un amigo, forman parte del zumbido informativo que se ha apoderado de toda Italia. En su casa, sin embargo, todo es silencio. De Luca es uno de los grandes escritores europeos, además de insurgente —fue acusado de incitación a la violencia por defender el sabotaje de la línea de alta velocidad Lyon-Turín, que preveía la perforación de unas montañas con amianto— y abanderado de la resistencia cívica. Ha traducido El Antiguo Testamento y es autor de La natura expuesta. Vive desde hace medio siglo a orillas del lago Bracciano, a 30 kilómetros de Roma, en un viejo establo que compró su padre y que transformó en una casa. Aquí escribe libros como A tamaño natural (Seix Barral, 2022), que analiza las relaciones extremas entre padres e hijos y acaba de publicar en España. Pero también lee, traduce del hebreo clásico y sigue trabajando con las manos, la herramienta que utilizó hasta que la literatura le permitió abandonar su trabajo como obrero.

Seguir leyendo

Leer: 29