La caída del chat europeo del crimen complica la vida a los narcos del Estrecho

La caída del chat europeo del crimen complica la vida a los narcos del Estrecho

El inicio del verano de 2020 fue mucho más convulso de lo que seguramente esperaba el narco Jesús Heredia, Pantoja, uno de los grandes capos del Estrecho que, por aquel entonces, aún quedaba por detener. A finales de mayo, pillaron a 36 miembros de su banda y él acabó en busca y captura. Algo más de un mes después, lo apresaron mientras comía en un restaurante italiano de Chiclana de la Frontera. Entre esos dos acontecimientos, el 13 de junio, EncroChat, el Whatsapp del crimen organizado europeo, lanzó una alerta a sus usuarios en la que avisaba de que habían sido “infiltrados” por la policía. Fue justo en los días en los que varios miembros de esa red se intercambiaban mensajes en los que comentaban la foto de una de las noticias de los líos policiales del Pantoja. Esa conversación ha resultado ahora clave para señalar al narco como cliente de EncroChat, mantenerlo en prisión provisional y ensombrecer, aún más, su ya de por sí enmarañado futuro procesal.

Seguir leyendo

Un narco cada vez más acorralado

Jesús Heredia, Pantoja, tiene cada vez más causas abiertas. El pasado mes de marzo acabó detenido después de acabar vinculado a la banda de El Titi de la Janda, un viejo conocido de la Guardia Civil por su poderío en logística del narco. A la vez, Heredia está pendiente de sentarse en el banquillo en septiembre —tras dos aplazamientos— en Algeciras por la Operación Caniche-Rubio, la misma por la que estuvo fugado y acabó detenido en junio de 2020. Además de la Operación Barros, que es la que le ha llevado ahora a mantenerse en prisión provisional a cuenta de las nuevas pruebas localizadas en EncroChat, El Pantoja también está investigado por la causa del Rúa Mar, el pesquero que se hundió a principios de 2020 aparentemente atestado de fardos de hachís y dejó seis fallecidos. 

Leer: 98